belchite pueblo abandonado

Escapada rural a Belchite, el pueblo fantasma de la guerra civil

Qué ver en Belchite Viejo

Son muchos los pueblos que fueron arrasados en la guerra civil y que en la actualidad son solo polvo y escombros, pero otros tantos todavía se mantienen en pie para recordar los años de sobrecogedora lucha y su dura posguerra. Belchite es uno de ellos, un pueblo fantasma que es recordado como el pueblo que frenó el avance de las tropas hacia Zaragoza durante la guerra civil, un pueblecito que iba a ser una conquista de un día que se convirtió en años de dura lucha.

Cuando finalizó la guerra y las tropas desaparecieron con los años los restos de las casas y negocios ya se consideraban peligrosos para seguir con la vida, por ello construyeron Belchite Nuevo a escasos metros, queriendo dejar los restos intactos para nunca olvidar los horribles años que pasaron. El paso de los años y el vandalismo han hecho que Belchite viejo fuera cercado y que solo se pueda acceder con visita guiada.

belchite viejo el pueblo fantasma

 

comillas

Si quieres saber un poquito más de Belchite te animo a hacer una pequeña maleta y pasar el fin de semana en Zaragoza, visitar Belchite y a la vuelta pasar por El Monasterio de Piedra. Para ponerte los dientes largo te dejo un pedacito de lo que te espera, ¡Disfrútalo!

Cómo llegar

A Belchite se puede llegar en coche y en autobus, desde Zaragoza son unos 40 minutos casi todo por carretera secundaria.

  • En coche
    • Desde Zaragoza (40 minutos aprox) cogemos la A2 hasta la salida Villafranca del Ebro y conducimos por la A222 hasta llegar al pueblo de Belchite
    • Desde Madrid (3h y media aprox) conducimos por la A-2 hasta la salida 271/Almunia de Doña Godina y conducimos por la A220 hasta la salida donde indica Belchite
  • En autobús desde la estación Central de Autobuses de Zaragoza podemos coger un autobus (horarios establecidos) del Grupo Hife, igualmente para la vuelta.

 

Una vez llegado al pueblo muy cerca del acceso a Belchite viejo hay un descampado donde poder aparcar el coche. Mi recomendación es preguntar en el pueblo o poner el Google Maps, no tiene pérdida.

que ver en belchite

Cómo consigo mi entrada

Para visitar Belchite es imprescindible tener entrada de acceso tienes dos opciones:

  • Comprar las entradas en la Oficina de Turismo (C/Becú, nº2) de Belchite Nuevo el mismo día de la visita, es un poco arriesgado puesto que es posible que no haya disponibles pero es una opción. Esta visita no es como El caminito del Rey, no está tan demandado
  • Mi recomendación es comprar las entradas de manera anticipada a través de la web,

 

El precio de las entradas es de 6€ por persona, en grupos de 10-19 personas son 4,5€  y grupos de más de 20 son 3€.

Cuándo puedo visitar Belchite

A Belchite Viejo se puede hacer dos visitas de día y noctura, aunque la noctura se recomienda únicamente hacerla en verano por el viento y las bajas temperaturas además de que anochece más tarde. La visita dura 1h y media.

  • De día de Lunes a Domingo – Hay dos visitas a las 12h y a las 16h
  • La visita nocturna es a las 20h

Cómo es la visita

La visita es siempre guiada, aunque no soy muy fan de las visitas guiadas, esta es de las mejores que he hecho, dura 1h y media y el/la guía siempre es una persona natural de Belchite. El día que yo fui hacía un viento insoportable y aún así se me hizo corto.

A lo largo de toda la visita van explicando el avance de las tropas durante la guerra civil, la importancia que tuvo el pueblo y como los ciudadanos vivieron esos momentos, cuentan además que algunos de ellos a día de hoy viven y recuerdan muchos de los duros momentos. Algunas de las casas, iglesias y comercios quedan medianamente en pie y se pueden percibir muchas de las balas y metrallas que atravesaron los edificios durante los ataques. Lo que resulta muy curioso es que a día de hoy una de las bombas, que lanzaron y no estallaron, sigue clavada en la torreta de la iglesia de una de las plazas.

belchite pueblos abandonados

Nati Virgos fue nuestra guía durante el recorrido y con sus palabras y el ambiente de los restos de la ciudad, me hicieron sentir realmente la desolación de la guerra.

El pueblo refleja los restos de una guerra en la cual sufrió todo un país y como referencia para recordar y no olvidar lo que no debemos repetir nunca.

 

No Comments

Post A Comment